Un productivo viaje en tren

Después de haber perdido un tren Vigo-Santiago y un avión Santiago-Barcelona, tuve que atravesar España en tren para llegar a mi destino. Esas trece horas de viaje sirvieron para muchas cosas. Después de haber pasado la frustración y aceptado el fallo, tuve que ponerme creativa para hacer de mi viaje uno productivo.


Aquí quiero compartir las cosas que se pueden hacer en un tren de larga distancia para sentir que pasa el tiempo a un ritmo normal:


Yoga de silla - Tener la herramienta de yoga de silla es muy beneficioso tanto para viajes largos como cortos. Incluso para largas esperas en el hospital o tramitación de papeles. En este caso, en trece horas tuve tiempo para hacer yoga de silla en varias ocaciones. Definitivamente mi espalda lo agradeció, fue como darle un reset al cuerpo para que aguantara un tramo más sin dolor.

Leer - Tener un buen libro fue fundamental. Aunque después de mucho tiempo en la misma posición sumado al movimiento del vehiculo, sabía que terminaría un poco mareada. Así que mejor aproveché la mañana para dedicarle a la lectura, sin apuros porque todavía me quedaban muchas horas de trayecto.


RCC - Para empezar, en el tren no hay muy buena ventilación y ahora con la mascarilla se podrán imaginar que fue un poco dificil mantenerse en un estado de plena lucidez. RCC o respiración consciente conectada es una herramienta muy potente para centrar el cuerpo y la mente ayudándo a mantenerse presente. Fue importante mantener la calma durante todo el viaje, entonces, cuando comenzaba a sentir ansiedad, hacía la tarea de respirar de manera consciente y conectada inhalando por la nariz y soltando por la boca las primeras veces luego dejando que poco a poco el cuerpo adoptara un ritmo natural.


Dormir - Descansar siempre es importante y aún más importante durante un viaje largo. Está claro que no es muy cómodo pero cuando tuve la oportunidad de cerrar los ojos, fue bello.


Adelantar un curso pendiente - En otra ocación hubiese pospuesto ese curso online que tenía pendiente y que había decidido hacer por disfrute, no por obligación. Entonces aproveché este momento para asistir a las clases tranquilamente y sin estrés, pues no tenía que estar en ningún otro lado.


Admirar el paisaje - Atravezando el norte de España tuve que tomarme un momento para mirar por la ventana y apreciar las montañas y los campos agradeciendo la experiencia y sintiendo como poco a poco me acoplaba a este estilo de vida que parecía nunca acabar.


Teletrabajar - Hoy en día el teletrabajo es muy común. Aún sin señal ni WIFI pude aprovechar el tiempo solo utilizando mi celular. Ya tenía descargadas las aplicaciones necesarias para poder adelantar cosas pendientes. Muy útil.


Comer - Cuando se viaja por tierra es muy importante tener control de las comidas y las bebidas. Pero sobretodo es mejor no comer demasiado porque el cuerpo está practicamente inmóvil durante variashoras y, para evitar una indigestión durante el viaje, es mejor ingerir comidas suaves. Yo tena un sandwich para el almuerzo y para el resto del viaje fueron nueces, maní, dátiles, chocolate negro y agua.


Debo decir que el viaje no fue de lo más agradable pero si me sirvió de lección. En momentos de crisis es interesante reconocer los recursos que tenemos para solucionar. En el momento en ví que no llegaba a mi destino de la manera como lo habia planeado, sentí una pequeña derrota. Fueron cinco minutos de quedarme con los brazos cruzados pensando que no había vuelta atrás.


Sin embargo, al ver como con buena actitud, la gente está dispuesta a hacer lo que está en sus manos para ayudarte, fue la gran enseñananza. Si cambias la vista de ratón por la vista de águila, verás que siempre hay una salida.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo